La resurrección, una necesidad y un principio de fe islámico

La resurrección, una necesidad y un principio de fe islámico
207 10

La veracidad de la creencia en la resurrección, el Juicio Final y, posteriormente, la gloria o el castigo, es demostrable por la razón, incluso si no existieran textos “religiosos” que los mencionaran y comprobaran. Al ver tanta injusticia entre las personas, tantas personas buenas que sufren y tantas personas malvadas que son “felices”, tantos inocentes que han sido víctimas y condenados, y tantos victimarios que han sido exonerados… es impensable aceptar que al morir todo se acaba, que las víctimas y las personas justas no recibirán lo que merecen, y que los culpables, los injustos y los criminales no tendrán un castigo por su mal actuar y que no repararán los daños que hicieron a los demás. Así que la razón nos dicta que toda injusticia debe recibir un castigo, que el daño causado a otros debe ser reparado y que los justos y piadosos deben ser recompensados por sus buenas acciones.

La justicia de Al-lah dictó que, después de la muerte, toda la humanidad resucitara y fuera juzgada. En el Juicio Final, cada uno recibirá lo que merezca: las víctimas serán compensadas por las injusticias a las que fueron sometidas, sus victimarios castigados por sus crímenes y los virtuosos y creyentes recibirán la recompensa justa por su bondad y su firmeza en la fe.

En el Corán, Al-lah trata el tema de la resurrección de diferentes maneras, una de las principales es cuando recurre a la analogía entre el hecho de haber creado al ser humano de la nada y el poder que tiene de revivirlo. En una ocasión, uno de los politeístas de la Meca, estando en frente del enviado de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tomó un hueso, lo hizo polvo y arrojó las partículas al aire, luego le preguntó: “¿Dices que Al-lah hará que esto vuelva a la vida?”. Con toda certeza el Profeta respondió: “Sí, Él te hará morir, luego te resucitará y después te arrojará al fuego infernal”; e inmediatamente Al-lah reveló: {Y [este incrédulo] nos compara [con un ser creado] olvidando cómo ha sido creado él mismo, y dice: “¿Quién dará vida a los huesos cuando estén ya carcomidos?”. Dile [¡oh, Muhammad!]: “Les dará vida Quien los creó por primera vez, pues Él tiene conocimiento de todos los pasos de la creación} [Corán 36:78-79].

Este argumento se repite en varias partes del Corán, dijo Al-lah: {El ser humano dice: “¿Acaso luego de morir seré resucitado?”. ¿Acaso no recuerda el ser humano que lo creé por primera vez cuando no era nada?} [Corán 19:66-67]; y: {¿Acaso cree el ser humano que no será responsable de sus actos? ¿Acaso no fue un óvulo fecundado por una gota de esperma eyaculada? ¿Y luego un embrión? Dios lo creó y le dio forma armoniosa. Y creó de allí la pareja: el hombre y la mujer. Quien ha hecho todo esto, ¿acaso no va a ser capaz de resucitar a los muertos?} [Corán 75:36-40].

En otros versos Al-lah nos relata historias como la de aquel hombre que pasó por una ciudad en ruinas y se preguntó: “¿Quién puede volver a la vida a toda esta gente?” Entonces Al-lah quiso darle una lección para guiarlo, así que lo hizo morir junto con su burro, luego de cien años lo volvió a la vida y lo hizo presenciar la forma en que revivía paso a paso al burro, vio cómo se formaban los huesos y cómo eran recubiertos por la carne y luego la piel. Su fe se afirmó y la certeza lo invadió.

También encontramos el relato de los jóvenes de la cueva, que luego de trecientos años de haber pasado en estado de “hibernación” los hizo despertar, para que ellos fueran una señal de la resurrección, por eso dijo Al-lah: {Pero hice que los descubrieran para que supieran que la promesa de Dios es verdadera, y que la Hora del Juicio es indubitable} [Corán 18: 21]. O la historia de Abraham en la que Al-lah dijo: {Y [menciona a la gente] cuando Abraham dijo: “¡Señor mío! Muéstrame cómo das vida a los muertos”. Dijo [Dios]: “¿Es que acaso no crees?”. Respondió: “Claro que sí, pero esto es para fortalecer la fe que hay en mi corazón”. Dijo [Dios]: “Toma cuatro pájaros distintos y córtalos en pedazos, luego pon un pedazo de cada uno sobre la cima de una montaña y llámalos, vendrán a ti deprisa [con vida nuevamente]; y sabe que Dios es Poderoso, Sabio”} [Corán 2:260].

Para no ir tan lejos con los sucesos que pasaron en el pasado, cada día, al despertarnos, tenemos una pequeña muestra de lo que es la resurrección, Al-lah dijo: {Él es Quien toma sus almas por la noche, sabe lo que han hecho durante el día, y les devuelve el alma al despertar, hasta que se cumpla el plazo prefijado para su muerte. Luego volverán a Él y les informará sobre lo que hacían} [Corán 6:60].

O al observar el suelo al que la sequía lo ha cubierto con el manto de la muerte, cundo Al-lah hace descender la lluvia, de él resurge el verdor y la vida que había perdido; dijo Al-lah: {También pueden observar la tierra árida, y cómo cuando hago que llueva sobre ella, se remueve, se hincha, y brota toda clase de plantas bellas} [Corán 22:5].

También, vemos que Al-lah compara Su poderío al haber creado planetas, estrella, constelaciones y todo el universo, con la capacidad que tiene de revivir a los muertos, nos dijo: {¿Acaso no ven que Dios, Quien creó los cielos y la Tierra sin agotarse, también tiene poder para resucitar a los muertos? Él es sobre toda cosa Poderoso} [Corán 46:33].

Estos son tan solo unos ejemplos que hablan por sí solo de lo acertado que es creer en la resurrección, no solo como necesidad de justicia, sino además, como voluntad y muestra del poder de Al-lah.

 

Related Articles

Artículo más visitado

Fe ('Aquidah)

Atributos físicos de los ángeles (parte 2)

El gran tamaño de los portadores del trono El Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Se me autorizó hablar sobre los ángeles de Al-lah,...más