Opresión y confabulación... y el correspondiente castigo (parte 2 de 2)

Opresión y confabulación... y el correspondiente castigo (parte 2 de 2)
1852 48

 Abdul-lah Ibn Mu'awia Al Hashimi, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, relató: “Cuando estaba en su lecho de muerte, Abdul Muttalib pidió a sus diez hijos que se reunieran y les aconsejó lo siguiente: “¡Cuidado con la opresión! Juro por Al-lah que no Ha creado nada con un castigo más rápido que el que inflige a los opresores. Nunca he sido testigo de gente que haya sobrevivido por ser opresora, excepto quizás vuestros parientes de Banu 'Abd Shams”.

Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “¡Qué extraño es el ser humano! combina la arrogancia de Satanás, la envidia de Qabil (Caín), la insolencia de la gente de Ad, la transgresión de la gente de Zamud, la audacia de Nimrod, el descaro de Faraón, la opresión de Qarun, la fealdad de Haman, los deseos pecaminosos de Bal'am, la astucia de la gente de Sabbat, la rebeldía de Al Walid y la ignorancia de Abu Yahl. Y de las cualidades de las bestias tiene la agudeza de un cuervo, la voracidad de un perro, la vanidad de un pavo real, la vileza de un escarabajo, la ingratitud de un lagarto, el rencor de un camello, el salto de un guepardo, la hostilidad de un león, la maldad de un ratón, la malicia de una serpiente, la frivolidad de un mono, el acaparamiento persistente de una hormiga, la astucia de un zorro, la ligereza de una mariposa y la pereza de una hiena. Sin embargo, a pesar de todo, el esfuerzo y la lucha (contra esas malas cualidades) acaban dando sus frutos y las eliminan”.

Textos del Corán que denuncian la opresión:
Hay textos en el Corán que denuncian la opresión sin derecho; Al-lah, el Exaltado, dice: {Los que deben ser reprochados son quienes oprimen a la gente y se comportan con soberbia en la Tierra sin derecho alguno. Esos sufrirán un castigo doloroso} [Corán 42:42]. La opresión incluye la arrogancia, la injusticia, la corrupción y la comisión de pecados. Es una de las cinco cosas que fueron prohibidas por todos los mensajes divinos, como dice Al-lah, el Exaltado: {Diles: “Lo que realmente ha prohibido mi Señor son las obscenidades, tanto en público como en privado, la maldad, la opresión sin causa, que Le asocien en la adoración y que afirmen acerca de Él lo que ignoran”} [Corán 7:33].
La promesa de Al-lah, Glorificado sea, de apoyar al oprimido debe ser suficiente para él. Dice: {Aquel que se defienda de forma proporcional a la injusticia de que es víctima, y se le siga agraviando, Dios lo socorrerá. Dios es Remisorio, Absolvedor} [Corán 22:60] El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Ningún pecado es más digno de que el castigo de su autor sea acelerado por Al-lah en la vida terrenal, además de lo que le espera en la otra vida, que la opresión y la ruptura de los lazos de parentesco” (Ahmad, Abu Dawud, At-Tirmidhi: Hasan Sahih). Él, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, también dijo: “Ningún acto de obediencia a Al-lah tiene una recompensa más rápida que mantener los lazos de parentesco; y nada provoca un castigo más rápido que la opresión, la ruptura de los lazos de parentesco y el perjurio, que causa la penuria del que jura” (Al Baihaqi, Al Albaani lo calificó auténtico).
También se narró que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Al-lah me reveló que deben ser humildes unos con otros hasta que ninguno muestre arrogancia hacia otro ni lo oprima” (Muslim).
Lecciones de las historias de los opresores destruidos
Reflexiona sobre las historias de los opresores y sus destinos en la historia pasada y reciente, y encontrarás concordancia entre las páginas de la historia y las del Corán.
Considera al Faraón, que cometió opresión en la tierra sin ningún derecho, se atribuyó el señorío y la divinidad, y dijo, como se cita en el versículo: {¿Acaso no me pertenece el reino de Egipto, con estos ríos que corren bajo mi palacio? ¿Acaso no ven [mi poderío]?} [Corán 43:51]. Intentó apresar al Profeta Moisés, la paz sea con él, y a los que creían en él de los Hijos de Israel. Junto con su ejército, los persiguió por opresión y enemistad. Sin embargo, Al-lah, Glorificado Sea, lo ahogó como castigo correspondiente a sus acciones. Más tarde, los egipcios vieron su cadáver putrefacto después de haberle adorado en lugar de haber adorado a Al-lah, el Exaltado, quien dijo: {Conservaré tu cuerpo [luego de que te ahogues] y te convertirás en un signo para que reflexionen las generaciones que te sucedan} [Corán 10:92].
El Corán relata la historia de otro opresor, Qarun. Al-lah, Glorificado sea, dice: {Qarún pertenecía al pueblo de Moisés, pero abusó de ellos} [Corán 28:76]. También dice que algunas personas le aconsejaron diciendo: {Y no causes corrupción en la tierra. Ciertamente Al-lah no ama a los corruptos} [Corán 28:77]. Pero no hizo caso de este consejo, por lo que Al-lah, Exaltado sea, lo destruyó y fue llevado al encuentro de su Señor. Al-lah, Glorificado sea, dice: {Hice que la tierra se tragara a Qarún y a su palacio} [Corán 28:81].
Las historias de la opresión de las naciones del pasado contra los profetas y mensajeros de Al-lah abundan en lecciones y advertencias para todos aquellos que están dotados de un intelecto sensato. Al-lah, Exaltado Sea, los hizo perecer con Su fuerza y poder. La gente del Profeta Nuh (Noé), Aad, Zamud, y muchas otras generaciones vivieron, no creyeron en sus mensajeros y luego perecieron. Se encontrarán con su Señor y se le presentarán sus obras; Él dice: {A muchas generaciones que los precedieron las he destruido. ¿Acaso puedes ver a alguno de ellos u oír sus murmullos?} [Corán 19:98].

Related Articles