La infertilidad 2: lecciones de vida

La infertilidad 2: lecciones de vida
  • Fecha de publicación:17/03/2010
  • Sección:Varios
  • Valorar:
2373 916

Gratitud: Es importante que quienes pueden tener hijos y disfrutarlos recuerden que ellos son un regalo de Al-lah. Deberíamos estar agradecidos siempre por lo que Al-lah nos Ha Concedido y no dar nada por hecho. El ver a un recién nacido debería llenarnos de asombro ante el Poder de Al-lah y hacernos sumisos antes Su generosidad. ¿Cuántas veces vemos a nuestros hijos y le damos gracias de verdad a Al-lah por Habérnoslos Enviado? ¿Cuántas veces nos hacen cumplidos por nuestro hijos y en vez de inflarnos de orgullo le agradecemos a Al-lah? La gratitud es una característica importante del creyente. Hay muchas aleyas de este tipo en El Corán. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español):{Recordadme pues, que Yo os Recordaré, agradecedme [Mis mercedes] y no seáis ingratos.} [Corán 2:152]

Paciencia: La humanidad es sometida a prueba en muchas maneras. Los creyentes son aquellos que se mantienen firmes durante esos periodos de prueba y adversidad. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “El caso del creyente es maravilloso: hay un bien en todo para él, y esto solo sucede con el creyente verdadero. Sí le llega una bendición es agradecido para con Al-lah, lo cual es bueno para él; y si sufre un revés demuestra paciencia, lo cual también es bueno para él.” [Muslim]
La esterilidad es obviamente una prueba difícil a la que algunas personas son sometidas, y aquellos que perseveran, son pacientes y tienen fe son quienes tienen éxito. “En efecto, Al-lah Está con quienes demuestran paciencia.”
Recordar la voluntad de Al-lah: Las aleyas antes mencionadas de las Sura del Consejo resumen este punto. Al-lah Todopoderoso Dice (lo que se interpreta en español): “Él Crea lo que Le place, Agracia a quien Quiere con hijas, y a quien Quiere con hijos. O les Concede hijos varones y mujeres, o les Hace estériles.” [Corán 42:50]
Todo lo que sucede en la vida se deriva de la voluntad de Al-lah. A menudo tenemos que aceptar eso aunque nos parezca difícil o aunque no estemos conscientes de la sabiduría detrás de lo acontecido. Esto implica también que los demás no deberían de rechazar, avergonzar o aislar a quienes enfrentan el problema de esterilidad. Esto es algo que los hombres en particular deben de tener en cuenta en relación con sus esposas, tal y como fue demostrado por las historias de los profetas Abraham y Zacarías, la paz sea con ellos. Esta es la voluntad de Al-lah y nosotros no somos nadie para juzgar a los demás, especialmente por algo que no está en sus manos. Al-lah Sabe lo que es mejor para Su creación.
Entendimiento: El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Cualquier problema que aflija a un musulmán –sea enfermedad, ansiedad, pesadumbre, dolor, pena o aunque sea solamente la picazón de una espina-  sirve para que Al-lah Disminuya sus pecados.”
Lo primero que debemos entender es que a través del dolor, tristeza y sufrimiento recibimos la recompensa de Al-lah, Ensalzado Sea, y expiamos nuestros pecados. El padecimiento mismo pasa así a ser una bendición de Al-lah aunque no nos demos cuenta de ello y nos cueste trabajo asimilarlo. La otra cuestión que debemos entender es que Al-lah Tiene un plan y una razón de ser para todo. Un ejemplo de ello es el caso de ‘A’ishah, que Al-lah Esté complacido con ella, esposa del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, quien a pesar de su juventud no tuvo hijos.
La sabiduría detrás de ello podría ser que Al-lah Tenía otros planes para ella. Basta con echar una mirada a los numerosos Hadices que transmitió y a los conocimientos que compartió a lo largo de su vida para comprender cual pudiera haber sido el plan oculto para ella. Hay otras áreas además de la crianza de los hijos que permiten que una persona comparta sus talentos y habilidades.
Esperanza y confianza en Al-lah: Es importante no perder la esperanza de la Misericordia de Al-lah y tener siempre fe en que Al-lah Cambiará nuestra situación. Suplicar es algo esencial en este respecto. Existen varias historias en El Corán que presentan lecciones maravillosas para la humanidad. La primera de ellas es la del Profeta Abraham, la paz sea con él, y su esposa Sara, que Al-lah le Dé Su perdón. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Y su mujer que estaba de pie [para servir a los huéspedes] se rió [sorprendida por la noticia], y le Albriciamos con Isaac y que Isaac tendría como hijo a Jacob. Y exclamó: ¡Cómo es posible! ¿Cómo he de concebir ahora que mi marido y yo somos ancianos? En verdad esto es algo asombroso. Le dijeron [los Ángeles]: ¿Acaso te asombras del designio de Al-lah? ¡Qué la misericordia de Al-lah y Sus bendiciones sean sobre vosotros, oh familiares de Abraham! En verdad, Él Es Loable, Glorioso.} [Corán 11:71-73]
Otro ejemplo de esto es el caso de Zacarías, la paz sea con él y su esposa, que Al-lah le Dé Su perdón. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Allí Zacarías invocó a su Señor diciendo: ¡Señor mío! Concédeme una descendencia buena, Tú Escuchas los ruegos. Entonces los Ángeles le llamaron cuando oraba en el templo diciendo: Al-lah te Albricia con el nacimiento de Juan, quien corroborará la Palabra de Al-lah, será noble, casto, y un Profeta virtuoso. Dijo: ¡Señor mío! ¿Cómo podré tener un hijo, si me ha alcanzado la vejez y mi mujer es estéril? Le respondió: ¡Así será! Porque Al-lah Hace lo que Le place.} [Corán 3:38-40]
{Esto es un recuerdo de la misericordia que Tuvo tu Señor con Su siervo Zacarías, cuando invocó a su Señor en secreto. Dijo: ¡Señor mío! Mis huesos se han debilitado y mi cabeza ha encanecido. Mis ruegos nunca fueron rechazados.} [Corán 19:2-4]
{Y cuando Zacarías rogó a su Señor: ¡Oh, Señor mío! No me Dejes solo [sin hijos que puedan seguir transmitiendo Tu Mensaje]. Tú Eres Quien verdaderamente puede hacerlo. Y Escuchamos su súplica, y le Agraciamos con [su hijo] Juan, pues Hicimos que su mujer fuera otra vez fértil. Les Agraciamos porque siempre se apresuraban a realizar obras buenas, Nos invocaban con temor y esperanza, y eran sumisos.} [Corán 21:89-90]
Hay varias lecciones que aprender de estas historias, pero la principal es que aun en las circunstancias aparentemente más difíciles Al-lah Puede responder nuestras oraciones y bendecirnos con Su favor. Ambas mujeres, Sara e Ishba, habían sido estériles durante muchos años, pero nada está más allá del Poder de Al-lah. Obviamente no debemos obsesionarnos con tener hijos hasta el punto de dañarnos a nosotros mismos y a quienes nos rodean, sino que debemos de aceptar la voluntad de Al-lah, mantenernos firmes en nuestra fe y no perder la esperanza. Si Al-lah no nos Bendice con hijos en esta vida, tenemos aun la otra vida. Es importante recordar que nuestro objetivo en esta vida es obtener el Paraíso en El Más Allá. Esta vida no es sino algo pasajero en el ciclo de la existencia.
El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Por supuesto conozco una aleya (del Corán) que si la gente la siguiese le sería suficiente en lo concerniente a esta vida: {Y sabed que Al-lah siempre le Dará una salida a quien Le tema, y le Sustentará de donde menos lo espera.}[Corán 65:2-3. Ahmad e Ibn Mayah]
 

Related Articles

Artículo más visitado

Varios

Viviendo con nuestros parientes (Parte 2)

Privacidad Surgirán problemas de privacidad. Entre nosotros hay hermanas cuyas suegras, en su curiosidad excesiva, han revisado todos sus artículos personales, incluyendo sus artículos...más