Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Personalidad del Musulmán

Lo positivo y lo negativo de elogiar a los hijos

311 51

El elogio es uno de los recursos educativos más efectivos, pues es una de las necesidades internas que niños y adultos tienen, sin importar el grado de fe, de espiritualidad, de educación y de comportamiento al que haya llegado cada uno. Además, era uno de los métodos que el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, acostumbraba utilizar en la educación de sus sahabah sin importar su edad, por eso encontramos que él solía llamarlos con apelativos positivos para estimularlos.

Los elogios comprenden también el reconocimiento de buenos comportamientos, palabras bondadosas, buen trato y actos como señales positivas (como levantar el dedo pulgar o dar una palmadita en la espalda).

Señalar el buen proceder y comportamiento de los niños es uno de los medios más efectivos en la construcción de su personalidad, siempre y cuando este sea mesurado y justo, lejos de la exageración, que puede causar efectos negativos, como la soberbia y la vanidad. Ser ecuánime al reconocer el comportamiento hace que las actitudes y capacidades de la persona se potencien.

Las investigaciones realizadas sobre educación avalan la efectividad del elogio como método educativo, pues tiene los siguientes beneficios:

- Es una herramienta efectiva para rectificar el comportamiento y promover las virtudes.
- Edifica características positivas en el individuo, las arraiga en su personalidad y las fortalece.
- Hace que los niños sientan alegría y se sientan conformes con ellos mismos.
- Hace que las relaciones familiares se fortalezcan.
- Potencia las capacidades del individuo.

No se debe elogiar únicamente lo que se ve de los niños, sino que constantemente hay reconocerles su buen proceder, sus logros y toda buena actitud que tengan. Lastimosamente, algunos padres son tacaños con sus hijos en los elogios, pero no escatiman en palabras duras y reproches cuando ellos no se portan bien.

Recuerdo que en un simposio dictado por el doctor Mustafa Abu As-Sa’d, él insistía bastante en que los padres debíamos elogiar mucho y constantemente a nuestros hijos; entonces, una de las presentes replicó aludiendo que de hacer lo que él proponía se generaría en los niños vanidad y soberbia. La respuesta que le dio el doctor fue: “Todo lo contrario. Adoptar esta costumbre con nuestros hijos e hijas genera en ellos seguridad en sí mismos, confianza, tranquilidad, positivismo, el sentimiento de que son amados, los ayuda a ser productivos y los protege de que sean presas de gente que se pueda aprovechar de ellos, pues no van a tener necesidad de buscar en otras personas lo que encuentran en sus padres”.

¿Cuál es la mejor manera de elogiar a los hijos?

- No elogies al niño en sí, sino a lo que hace. Por ejemplo, si ayuda a uno de sus hermanos, reconócele el apoyo que le dio; si hace un dibujo con precisión, dile que su dibujo es excelente.
- Reconoce el esfuerzo que realiza, aunque no logre cumplir con su tarea. Ten mucho cuidado de no reprocharlo.
- Elogia su actitud y empeño mientras está realizando una labor, de esta manera infundirás en él ánimo y entusiasmo.
- Recuérdale las cosas que ha realizado y evita mencionarle las que no ha terminado aún o no ha hecho.
- Ten cuidado con el lenguaje corporal y las palabras que utilizas mientras alabas a tus hijos.
- Las palabras que utilices para elogiar a tus hijos deben ser claras y precisas.
- No te burles de tus hijos y no los regañes cuando se equivocan, trata de controlarte, cuando estés enojado.
- Los elogios que hagas deben ser sinceros y no debes exagerar, pues hacerlo perjudica a tus hijos. El Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, reprendió a una persona que, alagando a otra frente a él, se excedió en elogios; así el Profeta enseñó la mejor manera de hacerlo.

Finalmente, te recordamos que no debes estar detrás de cada error o falta que cometen tus hijos, sino que debes priorizar su esfuerzo y logros, ya que esta es la mejor forma de fortalecer en ellos virtudes que les ayudarán a realizar sus obligaciones de la mejor manera que les sea posible. 

Related Articles