Los objetivos del Islam

Los objetivos del Islam
390 33

 1. Adorar únicamente a Al-lah

Esta es la razón por la cual Al-lah creó todo cuanto existe: ángeles, yinnes, humanos, cielos, Tierra, animales, etc. Al-lah creó todo únicamente para que se Lo adore solo a Él. Él dijo: {¿Acaso no ves que se prosternan ante Dios quienes están en los cielos y en la Tierra, y el Sol, la Luna, las estrellas, las montañas, los árboles, los animales, y muchos de los seres humanos? Pero muchos otros [seres humanos] merecen el castigo. A quien Dios humille no habrá quien pueda dignificarlo; Dios hace lo que quiere} [Corán 22:18].

Al-lah dice también sobre los ángeles: {[Los ángeles] que están junto a tu Señor no tienen ninguna soberbia que les impida adorarlo, Lo glorifican y se prosternan ante Él} [Corán 7:206].

Al-lah también dice: {Lo glorifican los siete cielos, la Tierra y todo cuanto hay en ellos. No existe nada que no Lo glorifique con alabanzas, aunque ustedes no puedan percibir sus glorificaciones. Él es Magnánimo, Perdonador} [Corán17:44].

Hay muchas otras aleyas con este significado.

Al-lah envió a los profetas, la paz de Al-lah sea con ellos, e hizo descender a ellos revelaciones por las razones anteriores. Él dice: {Envié a cada nación un Mensajero [para que los exhortara a] adorar a Dios y a rechazar la idolatría} [Corán 16:36].

El Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, fue el último Mensajero enviado por Al-lah para todas las naciones, con el mensaje de adorar únicamente a Al-lah. Él le ordenó a la gente que adoraran a Al-lah de forma exclusiva y no Le atribuyeran socios ni copartícipes en la adoración.

2. Estableciendo la prueba de Al-lah

El rol más importante para el Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es advertir a los incrédulos y a los musulmanes rebeldes. Dice Al-lah: {Te he descendido la revelación como lo hice con Noé y con los profetas que le sucedieron, con Abraham, Ismael, Isaac, Jacob, las doce tribus, Jesús, Job, Jonás, Aarón y Salomón. A David le he revelado los Salmos. Te he mencionado [¡oh, Muhammad!] algunos de los mensajeros que envié [a la humanidad] y otros no. Y sabe que Dios habló con Moisés directamente. A los mensajeros los envié como anunciadores de albricias y como amonestadores, para que [la humanidad] no tuviera argumento alguno ante Dios [por haber rechazado el mensaje]. Dios es Poderoso, Sabio} [Corán 4:163-165].

A lo que Al-lah se refiere con: {para que [la humanidad] no tuviera argumento alguno ante Dios} es que, en el Día del Juicio, ellos no podrán usar como excusa no haber recibido una advertencia de Al‑lah durante sus vidas. Esta excusa no justificará su incredulidad continua. El hecho de que Al-lah ha enviado a los mensajeros, la paz de Al-lah sea con ellos, invalidará toda excusa que los incrédulos puedan usar en el Día de la Resurrección.

Al-lah le dice a Su Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: {Tú solo debes divulgar [el Mensaje]} [Corán 42:48]. Y: {El Mensajero solo tiene la obligación de transmitir el Mensaje} [Corán 5:99]. Esto aplica al mensaje del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, a los incrédulos. Él solo tuvo que entregar el Mensaje que Al-lah envió con él, explicarles sus obligaciones para con Al-lah y advertirles del tormento eterno si insistían en la rebelión y la incredulidad.

Al-lah dice: {Diles: “Obedezcan a Dios y obedezcan a Su Mensajero”. Pero si se rehúsan, el Mensajero solo rendirá cuentas por lo que se le ha encomendado, y ellos deberán rendir cuentas por lo que se les ha ordenado. Pero si le obedecen [al Mensajero], se encaminarán. Mi Mensajero solo tiene la obligación de transmitir [el Mensaje] con claridad} [Corán 24:54].

Esta aleya (versículo) explica los objetivos del Mensaje, la esencia de lo que contiene, el papel del Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y la comunidad a la que él fue enviado. El papel del Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, fue transmitir el Mensaje, y el papel de quienes recibieron el Mensaje fue apresurarse a obedecer a Al-lah y a Su Mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; si se negaron, entonces será justo el castigo de Al-lah sobre ellos.

Dice el Corán: {¿Por qué iba a prestarles atención mi Señor si no Le ruegan? Pero ustedes [que se han negado a creer] han desmentido Su Mensaje, y por eso merecen que los azote el castigo} [Corán 25:77]. Esto significa que el castigo de Al-lah será sentido por aquellos que rechazaron el Mensaje de los profetas después de haber sido advertidos por ellos.

3. Establecer una nación musulmana

Al-lah dice: {Es Él Quien eligió de entre los que no sabían leer ni escribir un Mensajero para que les recite Sus preceptos, los purifique y les enseñe el Libro y la sabiduría; antes de ello se encontraban en un extravío evidente} [Corán 62:2].

El Mensaje del Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al‑lah sean con él, fue un cumplimiento de las plegarias de Ibrahim (Abraham) e Ismael, la paz de Al-lah sea con ambos. Ellos dijeron, mientras levantaban la construcción de la Kaaba en La Meca: {¡Señor nuestro! Haz surgir de entre nuestra descendencia un Mensajero que les recite Tus palabras y les enseñe el Libro y la sabiduría, y los purifique. Tú eres el Poderoso, el Sabio} [Corán 2:129].

Al-lah aceptó su súplica y envió a este honorable Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y estableció para él la mejor nación de la historia, como Al-lah mismo proclamó: {[¡Musulmanes!] Son la mejor nación que haya surgido de la humanidad porque ordenan el bien, prohíben el mal y creen en Dios} [Corán 3:110].

Al-lah elogió a los compañeros del Profeta, que Al-lah esté complacido con ellos, en muchas aleyas del Corán: {Muhammad es el Mensajero de Dios. [Los creyentes] que están con él son severos con los que se niegan a creer, pero misericordiosos entre ellos. Los verás [rezando] inclinados y prosternados, anhelando alcanzar la misericordia de Dios y Su complacencia. En sus rostros se encuentran las huellas de la prosternación. Así fueron descritos en la Torá, mientras que en el Evangelio se los compara con una semilla que germina, brota, se fortalece, cobra grosor y se afirma en su tallo, causando alegría a los sembradores. Para que se indignen los que se niegan a creer. A los que crean y obren rectamente, Dios les ha prometido el perdón y una recompensa grandiosa} [Corán 48:29].

4. Hacer que el Islam (el Mensaje de Al-lah) sea dominante

La cuarta razón para enviar al Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es establecer al Islam como la religión dominante sobre todas hasta el Día del Juicio. Al-lah dice: {Él es Quien les envió a Su Mensajero con la guía y la práctica de adoración verdadera, para que prevalezca sobre todas las demás. Dios es suficiente como testigo} [Corán 48:28].

Al-lah también dice: {Él es Quien envió a Su Mensajero con la guía y la religión verdadera para que llegue a prevalecer sobre toda religión [falsa], aunque esto disguste a los idólatras} [Corán 9:33].

Establecer el Islam significa su preeminencia sobre todas las religiones. Al-lah hizo realidad esta promesa cada vez que los musulmanes buscaban la victoria, equipados con la creencia correcta. Una mirada al pasado mostrará que los musulmanes conquistaron todos los poderes y las religiones del mundo utilizando primero su razonamiento antes que la espada.

Related Articles